Opinió

La salida de Nissan de Cataluña y la estupidez humana


  • Comparteix:

sandra.tirado

Sandra Tirado


Publicat: el 3/juny
Opinió| Columnes
PDF |

Se atribuye a Einsten que 'hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana y del universo no estoy seguro'. Traigo a colación esta famosa frase de uno de los genios de la humanidad porque, sin duda, la estupidez humana es infinita y fiel reflejo de esa afirmación. Lo podemos ver con el anuncio de la compañía Nissan del cierre de su fábrica de automoción en Barcelona y los factores causantes de esa decisión, que provocara devastadoras consecuencias, no solo en la ciudad de Barcelona, sino también en localidades como Sant Cugat, donde sabemos hay numerosas familias que trabajan en la multinacional.

El pasado jueves 28 de mayo de 2020, la dirección europea de Nissan comunicó a los trabajadores de las factorías de Zona Franca, Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca su intención de clausurar las tres plantas en diciembre de 2020 y el presidente y consejero delegado de Nissan, Makoto Uchida, lo confirmaba desde Japón. En España solo se salvan del cierre las plantas pequeñas de la firma sitas en Ávila y Cantabria.

El cierre de las tres plantas en Cataluña supondrá la pérdida de 3.000 empleos directos y posiblemente, otros 20.000 indirectos. Con toda probabilidad ese cierre tiene como causa-efecto la inoperancia e ineptitud de los responsables políticos catalanes, que no han estado a la altura de lo que representan y si nos vamos al sentido puro de la palabra política, recordaremos al filósofo griego Aristóteles, cuando menciona aquello del Zoon politikón o animal político, que es aquel que tiene la capacidad de conseguir fines que beneficien a la sociedad, lo que llamamos 'Pactos' que hasta ahora no se han producido, sino declaraciones y actos, que han producido el efecto inverso.

¿Cree el lector, que parte de esta decisión empresarial tiene que ver con el imaginario, de la creación de un país independiente? ¿Serán conscientes los políticos que con estos mensajes se genera una gran inestabilidad, que asusta a la inversión? ¿Alguien puede pensar que, a la hora de tomar la decisión definitiva, los ejecutivos de la multinacional japonesa no han tenido presente los acontecimientos de los últimos años que se viven en Cataluña? ¿Es que se pensaban algunos políticos que este proyecto independentista no iba a pasar factura?

Las empresas quieren estabilidad política y seguridad jurídica, pilares ambos que no pueden predicarse en la Cataluña de los últimos años.

En pleno estado de alarma, el pasado 24 de abril de 2020, la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona Janet Sanz (número dos de Ada Colau), en relación con el sector de la automoción, se declaró partidaria de aprovechar la ocasión y 'evitar que el sector se vuelva a reactivar' y en un debate sobre la importancia de las bicicletas en las ciudades pidió 'una reconversión industrial del sector industrial del sector automovilístico', añadiendo que 'es ahora o nunca, han quedado muchas empresas afectadas con ERTE y con mucho excedente de producto sin vender, hay que evitar que se vuelva a colocar al mercado y hay que evitar que esto se vuelva a reactivar'.

La multinacional nipona ha decidido mantener como único centro de producción de vehículo en Europa la factoría de Sunderland, ubicada en Reino Unido.

Sucesos como los vividos en los tres últimos años en Cataluña, con un proyecto independentista de unos partidos políticos, llevado a la práctica, al margen de la legalidad constitucional y con un proceso judicial contra una parte de los políticos catalanes (y otros fugados a diferentes países de Europa) y las consiguientes consecuencias, con manifestaciones periódicas, cortes de carretera y huelgas de trabajadores que no tenían una justificación laboral, han provocado y siguen provocando un clima de inestabilidad política, que, seguro, ha podido influir a la hora de tomar su decisión la multinacional japonesa.

Que lejos queda aquel noviembre de 2010 cuando el presidente de la Generalitat, José Montilla, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, y el Consejero Director General de Nissan Iberia, Manuel de la Guardia, reforzaban la estrecha relación entre Barcelona y la Alianza Renault-Nissan, suscribiendo un convenio para que la factoría de Barcelona liderara la fabricación de modelos eléctricos.

En esta negociación el trabajo que se llevó a cabo desde el Govern de la Generalitat fue encomiable y laborioso, puesto se preocuparon de visitar la sede de la multinacional en Japón (apoyados por el Gobierno de España), siendo recibidos por las máximas autoridades y ejecutivos de la empresa japonesa, con poder decisorio. Por otra parte, se visitó la empresa Renault, en Paris, perteneciente al grupo de la multinacional Nissan y este fue un paso importante y decisorio para asegurar que los nuevos modelos se fabricaran en Barcelona y no en otras factorías de otros Países, por lo que se demuestra que la implicación política en el apoyo a las empresas es de vital importancia, sobre todo teniendo en cuenta la crisis financiera del 2008, que, sin duda, afectó gravemente al sector automovilístico, como está ocurriendo en estos momentos con la crisis económica, derivada de la crisis sanitaria de la COVID-19, pero en esta ocasión, desafortunadamente, no podremos contar con una fábrica tan emblemática de la automoción, como es la Nissan.

Que diferencia de clase política de aquellos tiempos a los actuales.

Pero lo peor de todo es que nadie dimitirá, ni la teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, ni ningún responsable del Govern de la Generalitat, ni, por supuesto, ninguno de los políticos que nos han llevado a la actual situación de inestabilidad política de Cataluña hará una reflexión sobre si esta deriva independentista ha podido influir o no en el cierre de las tres fábricas ubicadas en Cataluña, pero, lo que sí es seguro, es que, desgraciadamente, más de 23.000 trabajadores se quedarán sin trabajo y, como siempre, serán las víctimas de una irresponsabilidad política, porque la estupidez humana es infinita.

SANDRA TIRADO és membre del PSC Sant Cugat i consellera nacional




TAMBÉ ET POT INTERESSAR

Viaje a la Edad Media

Munia Fernández-Jordán

Tornem al carrer

Esther Madrona


Comenta-ho a Facebook

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.