Opinió

El insulto digital


  • Comparteix:

munia.fernandez-jordan

Munia Fernández-Jordán


Publicat: el 4/març
Opinió| Columnes
PDF |

Hay un hombre en Cataluña al que se ha llamado el informático del Procés. Hay un hombre en Cataluña que maneja un presupuesto de 656 millones de euros para gestionar la Consejería de Políticas Digitales y Función Pública. Se llama Jordi Puigneró y su prioridad no son las personas, es el territorio. Su plan es crear la república digital y después la independencia.

A eso dedican los que gobiernan esta comunidad autónoma el dinero de todos. Mientras, en la Residencia Pública de Ancianos de Sant Cugat no hay red wifi para que las personas que se encuentran allí viviendo puedan comunicarse o entrar en la red a través de sus móviles para estar informados, evadirse, divertirse...

Esta residencia depende del Gobierno de la Generalitat, de ese gobierno de los 656 millones para juegos digitales varios. Y así estamos. En plena pandemia los abuelos no tienen derecho a su comunicación en una residencia, tienen que pagarla de su bolsillo.

¿Y el Ayuntamiento de Sant Cugat hace las cosas de manera diferente? Veamos: Hay una zona casi a los pies de la cumbre del Tibidabo llamada Can Cortés, en Les Planes, que no tiene cobertura de red móvil. No es broma. Y que el ayuntamiento lo permita tampoco es una broma. Pueden poner mil excusas pero es intolerable y se puede arreglar ¿saben con qué? Con voluntad política y una inversión irrisoria.

A todos estos, gobernantes de La Gene y el Ayuntamiento, que son los mismos, las personas les dan igual. Si no, ¿qué explicación puede haber? ¿Qué gestor de lo público puede permitir, en pleno siglo XXI y en la UE, que esto ocurra a escasos kilómetros de la capital del Mobile World Congress?

Con sus calles de fuego en Barcelona, con sus ausencias en la gestión de lo importante, con sus niños educados en una sola lengua, con su defensa de golpes de Estado y delincuentes varios argumentando el derecho a la libertad de expresión, con su feminismo excluyente, con todo eso y al no mirar a las personas sin su sectarismo visceral, no sirven a lo público. Eso sí, está quedando una Cataluña monocolor. Solo de ellos. Todo en orden.

MUNIA FERNÁNDEZ-JORDÁN és regidora de Cs




TAMBÉ ET POT INTERESSAR


Tabú

Munia Fernández-Jordán

Comenta-ho a Facebook

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.