Opinió

La revolución de la empatía en las calles de Sant Cugat


  • Comparteix:

dimitri.defranc

Dimitri Defranc


Publicat: el 30/maig
Opinió| Columnes
PDF |

Mientras los inmigrantes, catalanes, españoles, vascos, andaluces etc., arrimamos el hombro por llevar comida a los más necesitados, los grupos de poder nos invitan constantemente a odiarnos entre nosotros y nosotras con manifestaciones motorizadas y otros grupos en manifestaciones de autobombo que ponen en riesgo el trabajo hecho por todos al quedarnos en nuestras casas sin poder trabajar o trabajando de forma limitada.

Sigamos el ejemplo de las minorías que se empoderan. El futuro es nuestro, no permitamos que nos lo arrebaten. En Catalunya nos reconocemos todos.

Ya antes de la crisis del coronavirus las familias ya no se podían aguantar solas mientras a nosotros nos obligaban a rescatar a los bancos. Las generaciones de mayores rescatan a las familias, todas y todos empeoramos nuestras condiciones de vida, pero los parásitos de la bancocracia y la partidocracia chupan la sangre de todas las generaciones cual sanguijuelas en un festín que se ha evidenciado mortal.

Hoy no podemos confiar en las instituciones que lejos de asumir los problemas de fondo solo saben hacer ejercicios de marketing para instagram y para los medios de comunicación amigos de los gobiernos de turno, pero abajo, en el Sant Cugat real, Proposem, junto con la FAIV, hemos entregado en nuestra ciudad más de 300 raciones de alimentos y 20 equipos de protección facial fabricados en Sant Cugat a personas de ésta y otras ciudades. Esto sin el mínimo apoyo de las autoridades, porque creemos en la autoorganización y sabemos del carácter discriminador de esta administración tripartita ERC-CUP-PSC que gobierna nuestra ciudad; incluso preferimos mantenernos a su margen para protegernos de sus trolls y fakes usados ya en el pasado a tal punto que hemos tenido que bloquear en redes sociales a varios de sus concejales que ocupan cargos de responsabilidad.

Lamentablemente nos vemos limitados por falta de recursos básicos, no tenemos para gasolina y los voluntarios nos tenemos que mover de ciudad en ciudad a riesgo que nos multen aún llevando el formulario de autorresponsabilidad de la Generalitat de Catalunya. Hemos solventado algunos gastos recibiendo donaciones a cambio de equipos de protección facial, recibiendo aportes de los compañeros que los venden individualmente, pero aun así esto no es suficiente.

Por todo ello desde ya tenemos que comenzar a trabajar en la reconstrucción de la economía y de la revolución de la empatía, en la protección de las personas, recuperar la moción aprobada para la protección de las personas más vulnerables de la ciudad y recuperar todos esos proyectos de mejora social, medioambiental o de bienestar animal que duermen en el cajón del olvido de este gobierno de revolución elitista, prepotencia y marketing vacío.

DIMITRI DEFRANC és responsable de la FAIV a Sant Cugat i membre de Proposem



Comenta-ho a Facebook

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.