Mejorar las aceras


  • Comparteix:

sergio.blazquez

Sergio Blázquez

Regidor de Cs


Publicat: dijous
Opinió
Més Columnes de l'autor
PDF

Sin duda una de las carencias que tiene Sant Cugat es el no disponer, por regla general, de aceras en buen estado. De ello se quejaban, con toda razón, algunos de los asistentes al último Consell de la Gent Gran.

Son incontables los tramos de aceras o de calles peatonales que no están en buen estado y donde se producen un gran número de caídas. Caídas que, para las personas de edad avanzada suelen suponer un antes y un después. En definitiva, una merma importante en su calidad de vida. Igualmente, el que la vía pública no esté en buen estado dificulta los desplazamientos a otros tipos de colectivos, como el de los que pasean el carrito de un niño, personas con movilidad reducida, etcétera.

Como ejemplo hace ya tiempo acompañé a una persona con silla de ruedas en algunos de sus desplazamientos diarios, que parecían más bien una penosa carrera de obstáculos. Adoquines levantados, alcorques que ocupaban toda la acera, rampas que conducían a plazas de aparcamiento (ocupadas por vehículos y por tanto absolutamente inútiles) y un sinfín de problemas que finalmente hacían que el usuario de la silla de ruedas tuviera que transitar directamente por la calzada con el peligro que ello comporta, evidentemente.

El que las aceras y las calles peatonales sean transitables no es ningún capricho ni un gasto superfluo. Supone invertir en calidad de vida y para muchos colectivos su prioridad más absoluta. Conviene recordar que no está de más empatizar con ellos. Al fin y al cabo, tarde o temprano, la mayoría de nosotros tendremos disminuida nuestra movilidad y sufriremos las consecuencias de una ciudad que no sea inclusiva en cuanto a la accesibilidad se refiere.

El gasto de este ayuntamiento en mejora de aceras y zonas peatonales es absolutamente insuficiente. De hecho, difícilmente serviría incluso para reponer aquello que el tiempo y las raíces de los árboles deterioran constantemente. Por lo tanto, y encontrándonos además en una situación financiera de las finanzas locales francamente buena, conviene exigir una inversión millonaria para la mejora integral de las aceras y vías peatonales de nuestra ciudad.

Probablemente resultará para algunos de los que nos gobiernan más vistoso inaugurar pabellones o grandes equipamientos. Pero sin duda invertir en una ciudad más amable y transitable, donde se minimice el riesgo de caídas, resulta mucho más útil, justo y humano. Y así debería ser.



  • Comparteix:

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.