Opinió

En nombre de quién


  • Comparteix:

lourdes.llorente

Lourdes Llorente


Publicat: el 22/maig
Opinió| Columnes
PDF |

Lo dije hace unos días en el Pleno de nuestro Ayuntamiento. Para mí lo grave del Cas Palau, vista la respuesta política y personal de los agentes más cercanos al entramado, ya no es ni los numerosos delitos cometidos: malversación de caudales públicos, blanqueo de dinero, falsedad documental, delitos contra la Hacienda pública, tráfico de influencias. Lo grave ya no es tampoco la ingente suma de dinero del que hablamos (políticamente 6,6 millones de euros, que son casi mil millones cien mil pesetas).

Todo es grave. Pero lo profundamente grave es el daño a la democracia que tenemos. Que sabemos que es imperfecta, mejorable, susceptible de ser enriquecida, pero muy vulnerable precisamente por el ensañamiento a sus principios y los boicots tanto externos como sobre todo internos que se le han hecho.

La corrupción ha sido un sistema, una forma de funcionamiento de un partido que se llegó a confundir con la institución. Convergencia Democràtica de Catalunya, y posteriormente su coalición CiU, se convirtieron en la Generalitat, y de hecho el Cas Palau describe cómo se anotaban pagos que iban a CDC como pagos a la Generalitat. Y en Sant Cugat pasó lo mismo. La ciudad la hemos hecho nosotros, dicen los de Junts per Sant Cugat, como si los ciudadanos, las entidades, los comerciantes, los profesionales, los Clubs de la ciudad, los jóvenes y niños, nuestros ancianos, fueran artistas invitados. Como si los políticos de la oposición hubieran sido marionetas que no tuvieron influencia alguna.

Lo perverso es que los corruptos jaleen consignas de conspiraciones hacia ellos. Los delincuentes se presentan como víctimas: durante la comisión del Parlament sobre el Cas Palau se hablaba de supuestas conspiraciones contra el sobiranisme, de CiU i de CDC en particular, se dijo que la comisión había sido un 'tribunal político' y que los grupos del tripartito, por su 'desesperación' en el tramo final de la legislatura, han usado 'teorías delirantes' y han montado 'un festín' contra CiU para tratar de 'destruirla', o en nuestra ciudad de Sant Cugat, donde se señala que los que denunciamos la corrupción jugamos sucio, queremos ensuciar la acción de gobierno de un partido, se banaliza hablando de la bonita ciudad donde todo el mundo està tan contento de vivir, como si fuera excusa para justificar la corrupción.

Y esto es perverso, porque la banalización de los responsables y la falta de asunción de responsabilidades y, sobre todo, de explicaciones, va paralela a la desafección ciudadana, al descrédito, a la pérdida de (si hay todavía) confianza.

Los ciudadanos acaban identificando a toda 'la clase' política, a todos los políticos, con la corrupción. Precisamente porque fue un sistema, un método, una forma de funcionar que se extendió como una infección por los grandes partidos políticos que han gobernado las principales Instituciones del país y del Estado.

Se considera a los políticos como una clase privilegiada, corrupta, que está para enriquecerse, para cobrar su paguita. La función pública en su esencia desaparece. Los buenos profesionales se alejan y tampoco desean dedicar un tiempo de su carrera a la cosa pública.

Y lo que es peor, en una democràcia representativa, si los ciudadanos no se sienten representados por los políticos. Entonces ¿a quién representamos?, ¿para quién hacemos política? ¿la gran responsabilidad que sentimos y tenemos, las decisiones que adoptamos, en nombre de quien?

LOURDES LLORENTE és regidora de la CUP-PC i tinenta d'alcaldia de Bon Govern i Transparència




TAMBÉ ET POT INTERESSAR



Comenta-ho a Facebook

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.