Opinió

El nombre no hace la cosa


  • Comparteix:

antonio.roa

Antonio Roa


Publicat: el 15/feb/19
Opinió| Columnes
PDF |

Estamos acostumbrados a escuchar del equipo de gobierno que Sant Cugat es una 'Smart City'. Está de moda y es signo de modernidad. Y cuando alguien del Ajuntament nombra esas dos simples y anglosajonas palabras, lo hace para situarse en un plano superior, incluso de supremacía, frente al resto de los mortales y, por supuesto, de las ciudades que nos rodean.

Porque, claro, ¿cómo Sant Cugat, una ciudad donde se vive tan bien, donde tenemos el bienestar como castigo, no va a ser una 'Smart City'? Y entonces vemos que ponen luces en un paso de cebra, ponen leds en los semáforos, o realizan algo tan innovador como peatonizar la carretera de Cerdanyola.

No. En este caso el nombre no hace la cosa, ni hace más inteligente a quien la pronuncia. Vemos que, como en tantas otras áreas, es solo un eslogan. La verdadera 'Smart City' es la que utiliza la innovación para tomar mejores decisiones tanto económicas como sociales, y la que se vuelca en hacer una política real.

¿Es de inteligentes el 'laissez faire' político, que supone el desmembramiento de la red ciudadana? ('Quien no pueda pagar un piso en Sant Cugat, que se vaya') ¿Es de inteligentes no atender de forma efectiva a quien más lo necesita, impropio de una ciudad como la nuestra?

En suma, ¿es de inteligentes que la acción de gobierno no esté volcada en realizar una política por y para la gente? Dejémonos de utilizar palabras huecas y centrémonos en lo que realmente necesita la ciudad: políticos inteligentes.

Antonio Roa és membre de Sant Cugat en Comú




Comenta-ho a Facebook

OPINA

Identifica't per comentar aquesta notícia.

Si encara no ets usuari de Cugat.cat, registra't per opinar.

Avís important

Tots els comentaris es publiquen amb nom i cognoms i no s'accepten ni àlies ni pseudònims

Cugat.cat no es fa responsable de l'opinió expressada pels lectors

No es permet cap comentari insultant, ofensiu o il·legal

Cugat.cat es reserva el dret de suprimir els comentaris que consideri poc apropiats, i cancel·lar el dret de publicació als usuaris que reiteradament violin les normes d'aquest web.